miércoles, julio 09, 2008

Cinecampus II: va a ser que NO :-(

Querido diario


Mis peores temores parece que van a hacerse realidad. Tras tres meses promocionándolo de todas las maneras que se nos ha ocurrido, el Cinecampus II parece que no va a realizarse por falta de alumnos.

Los 5 valientes que sí se han apuntado no son suficientes para que el mejor evento del verano salga adelante. Tendrían que inscribirse, antes de este viernes, otros 6 por lo menos para que pudiera funcionar.

De todas formas vamos a esperar con los dedos cruzados, porque la esperanza, además de ser esa puta que va vestida de verde, es lo último que se pierde.

Mientras tanto, aquí os dejo un pequeño spot montado por Alberto Patiño, que entró en nuestras vidas, para quedarse, el verano pasado gracias al Cinecampus. Lo ha editado a partir del material de rodaje de su corto "Me gusta/no me gusta". Y desde aquí le doy públicas gracias porque ha sido el único que ha apoyado este diario.


El viernes, la Decisión Final

Cinecampus NOW ?



3 comentarios:

Anónimo dijo...

Nooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo

:(


PS: Alberto, ¡artista! Muy bonito...(demasiado para que no pueda repetirse este año)

Andrea

Almudena dijo...

cruzados quedan los de manos y pies.

todo sea por una esperanzada cosecha de compañeros y anécdotas como la del año pasado.

alberto dijo...

Me uno al llamamiento de Andrea y Almudena, si la selección ha conseguido vencer en la Eurocopa, cómo no va a salir el Cinecampus II ¡PODEEEMOS!

Ah, sigo pensando que una “demo jugable” del CineCampus haría que la gente se apuntara a cascoporro. Miradme a mí, un año después y no hay quien me eche de Aventuras Visuales.
¿Es que Carla, María Esther, Roberto y cómo no, Andrea, se van a quedar sin probarlo?; para muestra un botón:

https://www.blogger.com/comment.g?blogID=24662436&postID=5678986972952471848

Y esto después de volver, que allí ni te cuento.


PD: Y desde aquí te doy las gracias, Víctor, por ciertas películas que ambos veneramos, por organizarlo todo siempre y, sobre todo, por la confianza.
No te libra nadie de un “megabrazo” en cuanto te vea.