martes, julio 22, 2008

Quemando las naves

Querido Cinecampus:
Estamos haciendo los deberes, y este jueves pasado perpetramos el último macroreparto de publicidad del Cinecampus. El decorado elegido fue el Santiago Bernabéu, unas tres horas antes de que se abrieran las puertas para que miles de fans pudieran entrar a ver al Boss dándolo todo.

(y vaya si lo dio)


Amaya, Alberto, Almudena y Dani, fueron los aventureros visuales voluntarios. Millones de gracias desde aquí.

Y, a pesar de que de flyers Fuimos tachados de "terroristas medioambientales" por un guardia de seguridad, y de que empleamos todas las tácticas que conocemos para que la gente cogiera nuestra publicidad...



A día de hoy no ha llamado nadie preguntando por el Cinecampus...

(invito desde aquí a los protagonistas de la foto - 2 de ellos alumnos del primer Cinecampus - a que nos relaten su experiencia en Comentarios, o enviadmela y la cuelgo)


El caso es que, de momento

¡¡SEGUIMOS VIVOS!!!

A día de hoy hay 7 alumnos en el Cinecampus ( ha habido una baja, pero Cecilia, una alumna de nuestro monográfico de Ayte de Dirección, dice que se viene también)

y, la noticia del día, Dalila, desde Infiesto, Asturias, no se puede creer que vayamos a hacer este curso delante de su casa. Y se apunta al Dramacampus.

Acabamos de lanzar por última vez la convocatoria para actores, con algunas ideas nuevas que se nos han ocurrido... en dos días sabremos el resultado final.

Mientras tanto, permanezcan atentos a La Centella Digital, el único boletín de noticias que se publica... con moita calma


Fotografías de Almudena Sanz

2 comentarios:

almudena dijo...

CINECAMPUS'APOCALYPSE

Emergimos de esa serpiente insaciable que corre bajo nuestras pies con suburbano sigilo. Corría una suave brisa estival en los alrededores del lugar elegido como Objetivo de nuestro ataque.

((sonido de zeppelines espía))

Los primeros acordes de alguna canción, probablemente de The Doors se insinuaban en un aire insípidamente seco.
...
Riders on the storm
Riders on the storm
...

Como buenos soldados nos repartimos el trabajo, sabemos hacerlo bien, lo hacemos bien. Somos especialistas y nada nos afecta.
...
Into this house we're born
Into this world we're thrown
...

Un comando suicida se adentró en las entrañas de la jungla, cargado de flyers explosivos. Pobres locos.
...
Like a dog without a bone
An actor out alone
Riders on the storm
...

Aquel paraje estaba lleno de Charlies y nos dividimos para recibirlos. Hablaban un dialecto extraño y tenían pinta de haber nacido para correr.
...
There's a killer on the road
His brain is squirmin' like a toad
...

Corrimos tras ellos, les recibimos con fuegos cinematográfico, creamos pasillos de donde no pudieron escapar sin haber probado nuestra propuesta... medicinal
...
Take a long holiday
Let your children play
...

Hicimos lo que pudimos por llevarles por el buen camino. Fuego cruzado y buenas olas.
...
Take him by the hand
Make him understand
...

Guardamos el napalm para el día siguiente. Los valientes volvieron de la selva... preparados para surfear, quemar flyers y beber colonia.
...
...
The world on you depends
Our life will never end
...
...

un momento delicioso para perder el conocimiento.
...
riders on the storm...

alberto dijo...

¡Qué pedazo de fotos y qué entregados se nos ve!
La relaidad supera a la ficción, claro que como decía Ford, entre la realidad y la leyenda: "print the legend"

Almudena lo ha contado fenomenal, lo del delito medioambiental tiene narices, lo del asalto a los transeúntes en plan barricada ya lo veis; si hasta en el "Only you" dejamos flyers.
Pero no os creáis que por eso se vaciaron las mochilas, yo estornudo y aún salen flyers.

Será por eso que cuando Almu y yo nos quedamos sin búho, a eso de las 5:45 (hora local) y nos sentamos en un banco de Alcalá a esperar que abriera algo para desayunar (after de cafeterías ya!) aún seguíamos dando flyers, a un chaval que hasta se llevó un taco para promocionarnos.

Ya por Sol nos encontramos con un tipo al que le gustaba el cine, para verlo, no para hacerlo, decía, pero aún así le largamos un flyer y Almudena como buena mami, le insitió al chico para que se lo guardara en el bolsillo.

Y cuando, llegando a la Plaza Mayor (eran ya las 6 y nos apetecía un bocadillo de calamares, vale?), nos encontramos con dos turistas italianas ¿adivinad qué hicimos? Efectivamente: darles flyers; eso sí, después de explicarles que no nos estaban explotando, que lo hacíamos por amor al cine (¡Qué concienciadas estaban con nosotros!).

Tras de desayunar en una cafetería cerca del Palacio Real, churros con café y algo de lejía en forma de vapores (o era napalm por la mañana? hay foto-móvil de ello) nos dirijimos a nuestros hogares con la satisfacción de la misión cumplida.

Todo sea por el CineCampus II (Now) y el olor de napalm por la mañana.